Todo sobre
las Mantis Religiosas

Las Mantis Religiosa recibe este curioso nombre por la forma que adoptan sus extremidades delanteras, que le confieren una postura similar a la que toma una persona rezando (de ahí el apellido «religiosa»), y porque el nombre de «mantis» significa «adivino/a» en griego, nombre que le dieron los antiguos griegos ya que creían que se trataba de un animal con poderes sobrenaturales.

Son insectos presentes en la naturaleza de forma más habitual de lo que podríamos llegar a pensar, siendo visible en zonas rurales de España, otros países de Europa, África y Asia. Actualmente también es posible encontrarlas en Norteamérica e incluso Sudamérica, por introducción artificial del ser humano. Estos insectos tan curiosos presentan características que los hacen completamente únicos.

Como dato curioso, estos animales están relacionados estrechamente a nivel taxonómico con las cucarachas y son usadas frecuentemente por jardinero/as para controlar las plagas de los cultivos.

Image module

Expertos en  animales exóticos

Invertimos nuestro tiempo y esfuerzo en el estudio diario para avanzar y crecer en una medicina tan novedosa y en vanguardia como lo es la medicina de los animales exóticos.
Image module
Image module
Veterinario Exóticos Madrid: Adrián Contreras

Particularidades
anatómicas/fisiológicas

  • La Mantis Religiosa suele medir unos 6-7 cm, pudiendo llegar hasta los 15 cm, con un tórax largo donde tienen ubicado el órgano auditivo, que es capaz de percibir sonidos por encima de los 20.000 Hz (por encima del rango auditivo humano).
  • Este órgano auditivo les provee de la capacidad de llegar a detectar los ultrasonidos que emiten los murciélagos cuando se aproximan a una presa, dándoles la posibilidad de cambiar la trayectoria del vuelo y así evitar ser cazados.
  • Presentan dos ojos grandes compuestos, así como otros tres ojos entre medias, confiriéndoles la capacidad de ver en tres dimensiones y por tanto calcular distancias y percibir la profundidad, siendo la única especie de insectos con esta capacidad.
  • Esos ojos compuestos están formados por miles de fotorreceptores denominados omatidios, formando una especie pupila, que es la que vemos que «nos sigue» cuando nos movemos; siendo en realidad una pseudopupila formada por todos estos receptores que le proveen de la capacidad de ver lo que existe a su alrededor, pero sin capacidad de enfoque en un punto como una pupila verdadera.
  • Su cabeza es capaz de girar hasta 180º, lo que les confiere un campo visual enorme unido a sus múltiples ojos.
  • El color que presenta su cuerpo depende del medio en el que hayan realizado su última muda, ya que se adaptan al que tenga ese ambiente y así poder mejorar su capacidad de camuflaje, pudiendo presentar una gama de tonos desde verde/amarillo al pardo. Además, existen muchos tipos diferentes de especies que presentan formas y colores adaptadas a su ambiente, como la mantis orquídea, que presenta un aspecto idéntico a una orquídea, sirviéndole como camuflaje en su ambiente.
Image module
Image module

Más particularidades
anatómicas/fisiológicas

  • En cuanto a sus famosas extremidades, están colocadas en esa posición de rezo y están formadas por espinas con las que son capaces de enganchar y retener a sus presas.
  • La madurez se alcanza a los 4-6 meses. Para poder diferenciar un adulto de una ninfa (juvenil), deberemos fijarnos en las alas: los adultos las presentan, mientras que las ninfas no. Solamente en algún caso poco habitual algunas especies pueden no desarrollar alas en la etapa adulta tampoco.
  • Para poder diferenciar machos de hembras, nos serviremos de varias características. Por un lado, las hembras suelen ser siempre más grandes que los machos. Además, aunque machos y hembras presenten alas en la etapa adulta, resultan más pequeñas en las hembras y solamente los machos son capaces de levantar el vuelo. Asimismo, en el caso de los machos su abdomen presenta 8 segmentos en la zona posterior, mientras que las hembras presentan 6, siendo el último más grande en ellas. También se puede apreciar en las antenas, presentándolas los machos más largas y gruesas. Por último, solamente en el caso de algunas especies en concreto, puede existir dimorfismo sexual al presentar formas y tamaños diferentes de algunas zonas de su cuerpo.
  • Su esperanza de vida depende de la especie, pero en términos generales las especies grandes suelen tener mayor esperanza de vida que las especies pequeñas, y las hembras suelen vivir más que los machos.
  • Además, una vez alcanzan la etapa adulta (4-6 meses después del estadío  de ninfa), suelen vivir 3-8 meses como adultos, siendo por tanto la media de vida de 1 año en términos generales.

Comportamiento
de la Mantis Religiosa

Son animales principalmente solitarios, que normalmente sólo buscan compañía de otras mantis cuando es la época de apareamiento. Es curioso saber que, si dos machos de Mantis Religiosa se encuentran en este proceso, lucharán hasta que uno de los dos fallezca.

Estos animales también son muy conocidos por el ritual de apareamiento que tienen, donde las hembras se alimentan del macho tras la cópula. Sin embargo no es por todo el mundo conocido que no en todas las ocasiones las hembras matan al macho tras la cópula, sino que realmente lo hacen el 13-28% de las veces, siendo un porcentaje mucho menor del que realmente tenemos en mente. Además, solamente lo hacen en el caso en el que la hembra esté hambrienta y necesite proveerse de aminoácidos y proteínas.

Presentan algunos signos comportamentales que nos dan a pensar que se están sintiendo amenazados y no quieren que nos acerquemos a ellos, como el alzamiento y vibración de las alas y la adquisición de una coloración más brillante a modo de alarma.

Image module
Image module

Alimentación
de la Mantis Religiosa

Son carnívoras, alimentándose sobre todo de insectos pequeños como polillas, moscas, grillos, saltamontes… Pero llegando incluso a poder comer anfibios, pequeños lagartos y hasta pájaros y mamíferos pequeños. Por tanto en casa debemos proporcionarles este tipo de dieta a ser posible, principalmente a base de insectos vivos, aunque siempre vigilando que ingieran estas presas vivas y no se escapen por el terrario sin que nuestra mantis quede sin alimentar.

La Mantis Religiosa no necesita ser alimentada a diario, sino cada 1-4 días, dependiendo de la especie, tamaño de la presa, condición corporal de la mantis e incluso estadio de vida (las hembras adultas necesitan más que los machos adultos).

Para poder alimentarse se sirven de sus patas delanteras, con las que rápidamente cazan a sus presas tras esperarlas pacientemente, ayudándose de las espinas con las que las enganchan y retienen.

Cómo cuidar una
Mantis Religiosa

Cada vez está más extendida la tenencia de animales exóticos, y entre ellos también la mantis religiosa, por lo que tenemos que conocer a fondo sus necesidades:

  • Debemos proveerles de un terrario donde puedan vivir, aunque hay que prestar especial atención al tamaño: no debe ser exageradamente grande, ya que tienen que ser capaces de poder encontrar a sus presas, pero teniendo mínimo de largo 3 veces la longitud del cuerpo de la mantis y de ancho el doble de la longitud de la mantis, de modo que pueda desplazarse y mudar correctamente colgándose boca abajo.
  • Dicho terrario debe pulverizarse con agua a diario (o semanalmente en el caso de algunas  especies) para mantener un buen nivel de humedad y tenga acceso a gotas de rocío desde las que pueda beber, evitando generar una humedad elevada constante (debemos mantener  aproximadamente un 30-40 % de humedad relativa, llegando incluso a 60-80 % en especies procedentes de bosques tropicales), así como una ventilación adecuada. En los casos en los que el terrario posea amplias zonas de ventilación, debemos tener en cuenta que puede requerir una mayor frecuencia de pulverización.
  • La temperatura media óptima para la mayoría de especies ronda los 20ºC. Para prevenir accidentes lo ideal es acondicionar toda la instalación, realizando pruebas de temperatura, antes de introducir a la mantis; y en el caso en el que la habitación no alcance esa temperatura, podemos aportar fuentes de calor como mantas de calor o incluso bombillas de calor (siempre teniendo cuidado de no sobrecalentar). Si además queremos mantenerlas en las condiciones más cercanas a lo natural, lo ideal sería mantener la temperatura algo más elevada durante el día y algo más baja durante la noche.
Image module
Image module

Más sobre su cuidado
en cautividad

  • El terrario de una Mantis Religiosa debe presentar superficies o elementos como ramas para que puedan agarrarse y escalar, así como un sustrato que sea capaz de absorber la humedad y tenga la capacidad de liberar el agua lentamente y por tanto de forma constante, pero que no se estropee fácilmente. Algunos ejemplos son: vermiculita, tierra para plantas, virutas de madera, trozos de corteza de árbol o arena.
  • Para poder mantener su instalación limpia, simplemente debemos retirar con frecuencia los restos de presas que no hayan ingerido y aproximadamente una vez a la semana retirar todo el sustrato y lavar sin detergentes la instalación.
  • Su esperanza de vida ronda el año de vida, naciendo de los huevos que ponen las hembras y creciendo a medida que pasa el tiempo, siendo los jóvenes igual de aspecto que los adultos, pero de mucho menor tamaño.
  • Al manejarlas hay que dejar que sean ellas mismas las que se suban a nuestra mano,  ofreciéndosela. Si queremos inducir que suban a nuestra mano, tenemos que colocar despacio y suavemente nuestras manos por el lateral y bajo ella, de modo que quede sobre nuestras palmas.
  • No tenemos que asustarnos cuando las manejemos, ya que no son venenosas ni pueden picar, al contrario de lo que mucha gente piensa. Además, no son portadoras de enfermedades infecciosas; e incluso en el caso en el que nos pudiera llegar a morder en el dedo, no pueden provocar ninguna lesión grave, por lo que podemos manejarlas sin ningún miedo.

Reproducción
de la Mantis Religiosa

  • En el caso en el que queramos encargarnos de la reproducción de las mantis religiosas, tenemos que mantener a la hembra correctamente alimentada e incluso sobrealimentada, para así evitar el canibalismo hacia el macho.
  • Además, debemos intentar que la hembra y el macho tengan la misma edad a ser posible y que al menos alcancen las 2 semanas de madurez.
  • Es importante además no molestarles una vez comienzan el proceso, ya que una vez el macho se monta sobre la hembra, pueden tardar horas en realmente producirse la cópula. Sólo los separaremos cuando el macho se baje.
  • Un dato curioso es que, una vez la hembra de Mantis Religiosa es fertilizada, permanece fertilizada toda su vida.
Image module
Image module

Enfermedades que
pueden padecer

Aunque la Mantis Religiosa es un animales que no solemos tener en mente para llevar al veterinario, pero se trata de otro animal exótico más que puede padecer problemas con los que aquí os podemos ayudar.

Alteraciones en la muda:

Es frecuente, especialmente si no tienen suficiente aporte de humedad o sujeciones adecuadas que les hagan caer, que realicen mudas inadecuadas o incompletas, llegando incluso a generar deformaciones en su cuerpo. Por ello es importante elevar ligeramente la humedad ambiental antes y durante la muda, aunque sin excedernos en humedad, ya que podemos conseguir el efecto contrario y que el animal deje de alimentarse ante una humedad demasiado elevada. También es importante asegurarnos de que tiene sitios donde sujetarse bien para evitar caídas durante este proceso de muda reparadora.

En casos en los que la deformación sea tan grave que le impida moverse o alimentarse, habría que contemplar la opción de la eutanasia humanitaria. Es común asimismo ver que 1-2 días antes de la muda o de puesta de huevos, rechacen la comida, siendo esto completamente normal mientras no
persista en los siguientes días, ya que estaríamos ante una mantis enferma.

Alteraciones en las extremidades:

Es relativamente frecuente que alteraciones en la muda o el canibalismo pueda hacer que pierdan extremidades y antenas o se les queden acortadas. Este no suele ser motivo de preocupación, ya que no les afecta a su día a día, e incluso pueden llegar a regenerar algunos de los miembros perdidos en posteriores mudas (pudiendo realizar una muda reparadora adicional).

Desviación de las alas:

También es algo frecuente, especialmente en mantis grandes. Si no tienen la opción de realizar la muda colgadas verticalmente, con posibilidad de inflar y endurecer las alas por gravedad, se puede producir esta alteración. En términos generales no supone ningún problema para ellas. Solamente pueden resultar un problema a la hora de aparearse si la hembra presenta las alas desviadas.

Más enfermedades que
pueden padecer

Anorexia:

Como comentábamos en el apartado de alteraciones de la muda, es común que las mantis rechacen la comida 1-2 días antes de la muda o la puesta de huevos, siempre y cuando no persista durante los siguientes días, en cuyo caso estaríamos ante un problema que tenemos que intentar solucionar. Aunque puedan llegar a sobrevivir 2 semanas sin alimentarse, debemos evitar llegar a ese extremo.

En los casos en que las mantis rechacen comida o adelgacen (veremos el abdomen más delgado), deberíamos comprobar la temperatura y humedad del terrario, ya que, si no son adecuados, pueden ser los principales causantes de esta anorexia (de hecho, son la causa más común). Debemos comprobar especialmente que la humedad no sea demasiado elevada.

Vómitos:

Si nuestra mantis presenta «vómitos», o lo que es lo mismo, expulsa por la boca un líquido  marronáceo/negruzco y maloliente, es síntoma claro de enfermedad, siendo de nuevo una de las principales causas un exceso de humedad ambiental.

Por tanto lo primero que debemos hacer es bajar la humedad ambiental, además de ofrecer presas fácilmente digeribles (como insectos voladores) y elevar la temperatura para ayudar a restablecer el correcto funcionamiento del tracto digestivo.

Ojos negros:

No suele ser un motivo de preocupación, ya que es muy común que se produzca por traumatismos o simplemente por envejecimiento que dañe los omatidios de los que hablábamos anteriormente, haciendo aparecer esa coloración negra en los ojos. Sin embargo, existen otras causas menos comunes que pueden ser más preocupantes, como infecciones fúngicas o bacterianas, en cuyo caso deberíamos aislar del resto de mantis. Existe además una última causa natural que puede generar este cambio: si la
coloración negra en los ojos aparece durante la noche y desaparece durante el día, se trata de una adaptación natural a las condiciones de poca luz.

Punteado negro:

La aparición de punteado negro en el cuerpo de las mantis suele ser resultante de las heces de los insectos de los que se alimentan e incluso de sus propias heces, que se pueden retirar con un pequeño
lavado con agua. Asimismo, es común la aparición de puntos negros en las alas en animales envejecidos.

En cambio, si ese punteado pasa a una coloración marrón (o negra posteriormente) extendida por las extremidades, lo más probable es que estemos ante una infección fúngica, en cuyo caso deberemos de nuevo aislar al animal y mantenerlo con una temperatura cálida pero un ambiente seco.

Image module
Image module

Otras enfermedades que
pueden padecer

Retención de huevos:

No se trata de algo frecuente, pero suele ocurrir en hembras sin emparejar que se encuentran a la espera de un macho, desarrollando la ooteca (acúmulo de huevos), pero renunciando a realizar la puesta, llegando a veces hasta el extremo de generarse el estallido del abdomen. En casos excepcionales, un aumento de la humedad y temperatura ambientales, pueden alentar a las hembras a generar una ooteca.

Parásitos:

La gran mayoría de los parásitos que presentan las mantis suelen proceder de ootecas o animales importados. Sin embargo, se pueden introducir plantas o incluso suelo de zonas templadas sin suponer un riesgo.

Avispas:

Mantidophaga:
Se trata de una pequeña avispa que se alimenta de los huevos de las mantis. Tanto la forma larvaria como la adulta es capaz de parasitar, manteniéndose la forma larvaria dentro de los huevos de la mantis, y la forma adulta sobre la propia mantis, viviendo sobre sus alas y alimentándose de su sangre.

Podagrion:
Se trata igualmente de unas pequeñas avispas, pero que únicamente parasitan los huevos de las mantis.

Moscas:

Masiphya:
Se trata de moscas no más grandes que una mosca normal, que son capaces de atacar a las mantis, depositando los huevos cerca de sus patas delanteras, siendo la larva posteriormente capaz de migrar a través del cuerpo y asentándose en el abdomen y alimentándose de la sangre de la mantis. La decoloración y secreciones del abdomen son un síntoma típico. Así como el raquitismo de adultos, denotando la parasitación que han sufrido en la etapa de crecimiento.

Nematomorfos:

Se trata de gusanos que pueden también parasitar a las mantis. La forma adulta de estos gusanos no es capaz de alimentarse de la mantis, pero sí de poner hasta un millón de huevos para que los estadíos larvales parasiten a los diferentes hospedadores, absorbiendo sus nutrientes y puedan desarrollarse hasta que tengan cerca una fuente de agua para liberarse y reanudar el ciclo. Por ello, una forma de librar a las mantis de estos gusanos es, con cuidado, poner la parte final de su abdomen en agua, haciendo que el gusano salga por sí mismo hacia ese medio acuático para continuar su ciclo.

Hongos parásitos:

El principal hongo parásito que afecta a las mantis es el llamado Beauveria, que es capaz de matar a las mantis y otros insectos (motivo por el cual a veces se ha llegado a usar como insecticida biológico). Una vez ha matado al insecto, utiliza su cuerpo para seguir creciendo.

Conclusión

Ante un síntoma de enfermedad como los descritos anteriormente, debemos intentar aislar al animal de otros (en el caso de que tenga contacto cercano con otros), e intentar acudir a un veterinario especialista de animales exóticos lo antes posible para poder ayudaros a solucionar el problema.

Image module

Expertos en Animales exóticos en Madrid

Clínica Veterinaria de Animales Exóticos en Madrid, abierta las 24 horas todos los días del año. Especialistas en Invertebrados y otros animales exóticos.

URGENCIAS VETERINARIAS 24H

VETERINARIO EXÓTICOS VETCON
Tlf: 911193103 / 640336794
Calle de Colomer, 18, 28028 MADRID