Tipos de hámster

Tipos de Hámster

Son muchas las especies o tipos de hámster que se crían hoy en día en cautividad y con las que podemos convivir en casa. Incluso dentro de las diferentes especies, podemos encontrar ‘’razas’’ o mejor dicho variedades de color, longitud y tipo de pelaje, etc.

Para entenderlo mejor vamos a hacer una primera división en el hámster común (misma especie con múltiples variedades de color, pelaje, etc.) y los hámster enanos (distintas especies con múltiples variedades de color).

 

Tipos de Hámster domésticos

Hámster común:

Se trata del Hámster dorado o sirio (Mesocricetus auratus).

Es la especie de hámster domesticado más grande que existe, con un peso aproximado de 120-150g. Existen multitud de coloraciones de pelaje en esta especie, así como variedades de pelo largo e incluso sin pelo.

  • Hámster dorado nominal:  Presentan el color original de la especie, con un tono dorado por el dorso, abdomen blanco y marcas negras lineales en la carita. Es posible encontrar este patrón también diluido, sustituyéndose el color dorado por un tono grisáceo.
  • Hámster dorado monocolor: Presentan un único tono de color que se distribuye uniformemente por todo su cuerpo (negro, blanco, crema, gris sólido (también llamado azul), etc.)
  • Hámster dorado bicolor: Combinación de un color sólido con blanco, se trata más de un patrón de distribución del color más que de un color como tal, ya que pueden ser negro y blanco (llamados panda), crema y blanco, agoutí y blanco, etc.
  • Hámster dorado tricolor: Combinan el blanco y el negro con otro color de base (dorado, gris, etc.)
  • Hámster dorado angora: En esta variedad el pelo del hámster puede alcanzar una longitud de entre 5 y 12cm de largo. Existen en todas las variedades de color que vimos más arriba. Se trata de una variedad más delicada en general y que requiere un mayor cuidado del manto para evitar nudos y dermatitis
  • Hámster dorado sin pelo: Se trata de una variedad que carece por completo de pelo, son más propensos a  infecciones en la piel y muy sensibles a las bajas temperaturas, por lo que incluso llegan a necesitar una fuente de calor externa para no entrar en letargo ni enfermar.

 

Tipos de Hámster enano:

Hámster ruso (Phodopus sungorous)

Se trata probablemente de la especie más habitual, de la mano con el hámster sirio.

El hámster ruso es pequeño, con un pelaje muy tupido que recubre incluso las extremidades por la planta.

Se trata de una especie generalmente tranquila y bastante interactiva con sus cuidadores.

Existen multitud de variedades de color como el perla (blanco), mandarín, negro, gris o azul, zafiro, etc.

Hámster de campbell (Phodopus campbelli)

Primo hermano del hámster ruso, es muy parecido y de hecho a veces pueden llegar a hibridar, por norma general tienen un carácter más fuerte que los rusos.

Existen variedades de color además del salvaje u original, predominantemente colores parcheados, albino y negro.

Hámster roborowski (Phodopus roborowskii)

Puede que se trate del más gracioso y divertido de todos los hámster, los roborowski son muy pequeños, activos e inquietos.

Existen mutaciones de color de cara blanca, arlequines e incluso blanco entero.

Hámster chino (Cricetulus griseus)

El hámster chino es el más difícil de encontrar, se trata de un hámster pequeño y que a diferencia de las otras especies tiene un rabo de longitud moderada (1-2cm) desprovisto de pelo.

Existen de color salvaje que es marrón con una raya dorsal negra y/o de color blanco y gris.

 

Importante recalcar que los hámster son animales SOLITARIOS y que no conviene que convivan varios ejemplares juntos y por supuesto mucho menos especies diferentes.

Cada hámster debe tener su espacio individual. En este post puedes seguir leyendo una serie de consejos para cuidarlos lo mejor posible.

Y recuerda, si necesitas un veterinario de hámster en Madrid, siempre puedes contar con nosotros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

#main-content .dfd-content-wrap {margin: 0px;} #main-content .dfd-content-wrap > article {padding: 0px;}@media only screen and (min-width: 1101px) {#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars {padding: 0 0px;}#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars > #main-content > .dfd-content-wrap:first-child,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars > #main-content > .dfd-content-wrap:first-child {border-top: 0px solid transparent; border-bottom: 0px solid transparent;}#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width #right-sidebar,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width #right-sidebar {padding-top: 0px;padding-bottom: 0px;}#layout.dfd-portfolio-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars .sort-panel,#layout.dfd-gallery-loop > .row.full-width > .blog-section.no-sidebars .sort-panel {margin-left: -0px;margin-right: -0px;}}#layout .dfd-content-wrap.layout-side-image,#layout > .row.full-width .dfd-content-wrap.layout-side-image {margin-left: 0;margin-right: 0;}